Saltar al contenido

Té de roca

te roca

El té de roca es una planta originaria de la Península Ibérica, concretamente de la zona mediterránea, aunque también puede encontrarse en zonas como Asturias o Gibraltar. Cataluña, Aragón, Comunidad Valenciana y Murcia son las regiones autóctonas de esta planta con fuerte aroma gracias a sus aceites esenciales.

Se trata de una pequeña planta de unos 30 centímetros de altura aproximadamente, con tallos leñosos de color rojizo y hojas verdes con flores amarillas. Crece entre las piedras de la baja montaña, lo que da lugar a su nombre. Su recolección se lleva a cabo en los meses de verano cuando las flores aún están cerradas.

Según la zona se le conoce también como té de Aragón, abundante en esta comunidad, al igual que en Cataluña, propia de las montañas como Montserrat. También se le conoce como Jasonia glutinosa en latín, fruto de sus pilosidades.

El té de roca se puede consumir tanto a base de infusiones como darle un uso externo para el curado o limpiado de heridas, entre otras cosas. Se considera, al ser ingerido, como una sustancia con altas propiedades digestivas, facilitando la digestión y evitando la sensación de pesadez, ardores y gases. Se trata de una infusión muy recomendada tras los periodos de fiestas para depurar.

Esta planta tiene múltiples beneficios para la salud cuando es tomado en su justa medida. Además de ayudar a la digestión tras los excesos, se puede usar para combatir el mal olor bucal al mezclarlo con otro tipo de hierbas aromáticas.

También tiene un uso externo eficaz para limpiar heridas, lavados vaginales, combatir la halitosis o mejorar catarros y faringitis efectuando gárgaras. Un uso frecuente hará que podamos aliviar muchos problemas y nos proporcionará grandes beneficios.

¿Cómo preparar el té de roca?

Ingredientes:

  • Agua mineral o tamizada.
  • Una rama de té batido por vaso.
  • Miel, menta, anís verde, hierbaluisa, ajedrea o melisa (dependiendo del efecto que busquemos).

Pasos:

  1. Poner a hervir agua en una cacerola.
  2. Cuando el agua ya esté hirviendo, vertimos la rama de té de roca. Mezclamos con otras hierbas en función del uso que le queramos dar.
  3. En función de sus usos,mezclar con: miel, menta o anís verde (halitosis), hierbaluisa, ajedrea o melisa (combatir espasmos intestinales)
  4. Dejamos reposar unos diez minutos para que adquiera todo el sabor y propiedades y ya estará listo para tomar.

No te pierdas las siguientes infusiones con beneficios espléndidos:

5 (100%) 7 votes